Práctica Elemental de Auditoría [Libro Gratis]

Consciente de que el ejercicio profesional del contador público en el área de la auditoría de estados financieros requiere de mucha exigencia y responsabilidad, se decidió diseñar esta obra como complemento en el aprendizaje de esta especialidad, llevando al terreno de los hechos, donde debe iniciar sus primeros pasos en su actividad profesional como auditor. Espero que el diseño de la obra facilite su labor y, desde luego, deseo dejar constancia de nuestro reconocimiento al profesor, quien es el responsable verdadero del éxito en la asimilación del conocimiento.

La auditoría, un elemento básico de la práctica contable, es el proceso de examinar la precisión de los registros financieros. En muchos casos, la auditoría también implica una inspección de los activos físicos de la empresa, o del individuo, como bienes inmuebles y equipos, o inventarios de productos. Los auditores revisan no solo los estados financieros y los registros, sino también las políticas y procedimientos del cliente y su adhesión al cumplimiento normativo.

Los auditores pueden trabajar con una empresa de contabilidad independiente o como consultores. Además de sus habilidades de contabilidad e investigación, los auditores requieren buenas habilidades de comunicación, por lo que pueden presentar claramente sus hallazgos a la gerencia y explicar las mejoras o cambios necesarios.

Objetivos de auditoría

El objetivo principal de una auditoría es mejorar la eficiencia de la empresa e identificar las debilidades. No es suficiente que un auditor reconozca un riesgo o un problema; también debe elaborar un plan de mitigación. Las empresas o individuos confían en que los inversores o prestamistas confían en su documentación financiera.

El auditor proporciona una opinión profesional sobre si esos documentos financieros son precisos y justos. Lo que el auditor no hace es asumir la responsabilidad de los estados financieros y documentos de una persona o empresa. Ese papel recae directamente en la persona o empresa. El auditor no puede asumir ningún deber generalmente considerado prerrogativa de la administración, incluida la selección de políticas y procedimientos contables, la conciliación de cuentas, la preparación de estados financieros o el establecimiento de valores de activos y pasivos. Libro AQUÍ