Análisis y Dinámica del Nuevo PCGE 2020 – Libro Aquí

Ya sea que siga la contabilidad PCGA o NIIF, los principios básicos son los mismos. Uno es más un estándar de contabilidad basado en principios y PCGA, que está más basado en reglas. De cualquier manera, los conceptos contables básicos incorporan un plan de cuentas para producir las cuentas anuales al final de su año que consisten en cuentas de administración, estado de resultados y balance.

Al momento de realizar un trabajo o involucrarse en la contabilidad empresarial, es recomendable y casi imprescindible contar siempre con un Plan General de Contabilidad para poder realizar consultas en caso de dudas puntuales. En el artículo de hoy nos centraremos en la definición y uso del Plan de Cuentas, que es fundamental para realizar la contabilidad de cualquier empresa.

¿Qué es el Plan de Cuentas?

El Plan de Cuentas incluye el listado de cuentas contables (códigos numéricos) que recomendamos utilizar en el registro de las operaciones que ocurren en la empresa.

Cada código numérico o cuenta contable identifica un tipo de operación. Por ejemplo, si quieres registrar en tu contabilidad un movimiento en tu cuenta bancaria, ya sea un ingreso o un pago, tendrás que usar el código o cuenta bancaria de forma genérica.

¿Es obligatorio seguir el Plan de Cuentas?

Como ya hemos mencionado, el Plan de Cuentas es una recomendación que siguen la mayoría de empresas. Así, la metodología contable y el uso de las diferentes cuentas contables está algo extendido en todas las empresas.

La ventaja de que no es estrictamente obligatorio permite que cada empresa cree nuevas cuentas o subcuentas, de modo que la contabilidad de la empresa sea “personalizada” y adaptada a las necesidades de la empresa o que considere más conveniente.

Existen algunas adaptaciones del plan de cuentas para diferentes sectores empresariales, como entidades sin ánimo de lucro o cooperativas. Libro Aquí